Pablo: cautivado por el amor de Dios

San PabloHace unos días ha concluido el año de San Pablo convocado por Benedicto XVI y me ha parecido apropiado colaborar en la culminación de esta celebración, reflexionando sobre la experiencia fundamental de Pablo: ¿qué fue lo que le hizo hacer todo lo que hizo?

Para nosotros los creyentes, Pablo es una figura potentísima, modelo de discípulo, misionero, evangelizador, comunicador, creyente apasionado y coherente, etc., pero esta riquísima variedad nos puede perder de lo esencial, pues todo lo que he nombrado más lo que cada uno de ustedes pueda agregar, por importante que sea, son frutos, expresiones de un acontecimiento fundamental. Vuelvo a la pregunta, aunque formulada de otra manera: ¿cuál fue el motor del ministerio paulino? Para responder, no haré gran cosa, pues enhebraré algunos textos que contienen la respuesta.

Para empezar, ¿cómo se llega a ser cristiano? El Santo Padre nos dice que “no se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva”[1]. Y ¿qué es lo que encontré en ese encuentro que lo hace ser tan importante, qué descubrí o qué me fue revelado? Que Dios nos ama con un amor inmenso e incondicional que sólo retrocede ante el rechazo que podemos hacer de él… ¡y quién no conoce por experiencia propia lo doloroso del amor rechazado!

De una manera estremecedora y emocionante describe Benedicto XVI este amor citando la experiencia de una esclava africana despreciada y maltratada que descubrió el amor del Señor Jesús: “Ella era conocida y amada, y era esperada. Incluso más: este Dueño había afrontado personalmente el destino de ser maltratado y ahora la esperaba ‘a la derecha de Dios Padre’. En este momento tuvo ‘esperanza’; no sólo la pequeña esperanza de encontrar dueños menos crueles, sino la gran esperanza: yo soy definitivamente amada, suceda lo que suceda; este gran Amor me espera. Por eso mi vida es hermosa”[2]. El descubrir el amor de Dios ilumina y transforma la existencia más miserable.

Pablo se refiere en múltiples ocasiones a la experiencia que ha tenido del amor de Dios manifestado en Jesucristo: “Ahora, en mi vida terrena, vivo creyendo en el Hijo de Dios que me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gá 2,20). Y esto es lo que debería descubrir cada cristiano. Y qué decir del famoso texto de Romanos: “¿Qué más podemos añadir? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no perdonó a su propio Hijo, antes bien lo entregó a la muerte por todos nosotros, ¿cómo no va a darnos gratuitamente todas las demás cosas juntamente con él… ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿El sufrimiento, la angustia, la persecución, el hambre, la desnudez, el peligro, la espada?… Porque estoy seguro de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni otras fuerzas sobrenaturales, ni lo presente, ni lo futuro, ni poderes de cualquier clase, ni lo de arriba, ni lo de abajo, ni cualquier otra criatura podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, Señor nuestro” (8,31-32.35.38-39). Y el amor llama al amor: “Y, puesto que es Dios quien nos ha amado primero (cf. 1Jn 4,10), ahora el amor ya no es sólo un ‘mandamiento’, sino la respuesta al don del amor, con el cual viene a nuestro encuentro”[3]. Sin duda Dios es amor y sin duda Pablo fue cautivado por ese amor.


[1] Deus caritas est, 1.

[2] Spe salvi, 3.

[3] Deus caritas est, 1.

Una respuesta a Pablo: cautivado por el amor de Dios

  1. Pablo fue cautivado por ese amor, tan intensamente, tan profundamente, que llega a decir: me glorío en mi debilidad, porque cuando soy débil, entonces, soy fuerte.
    Así de profunda se hace la unión entre Dios y el hombre. Llega a la entrega de si a tal punto, que se alegra de ser nada para que Dios entre en él, por que para Pablo, su vida sin Dios no tiene sentido, es estimada en nada.
    Nunca nos niega la gracia, que es lo único que nos basta, porque la fuerza es de Él.
    Sin el Amor, no podemos nada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: